La mejor estrategia para el éxito: Saber priorizar

La vida moderna permite hacer muchas cosas, pero lleva asociada una maldición perversa: ¡poder hacer muchas cosas y terminar por no hacer nada! Saber priorizar es una de las Claves del Éxito.

En ocasiones se nos escapa el tiempo de las manos porque no sabemos por dónde tirar, hay que hacer muchas cosas y saber priorizar, saber dónde está el puerto, aunque parezca obvio no es una tarea fácil. Y vamos sin rumbo aparente donde cualquier puerto puede ser un buen puerto o un huerto…

Para poder llevar a buen término todo lo que te propongas procura no convertirte en víctima de tu propio entusiasmo, es decir, evita el Síndrome del Buffet… ¿qué quiero decir con esto? Muchas veces cuando nos plantamos delante del Buffet, aunque tenemos la idea más o menos clara por dónde empezar, todo resulta tan apetitoso que nos lanzamos a rellenar el plato con mezclas que seguramente nunca haríamos e incluso con cantidades más allá de nuestras necesidades para ese momento. Nos entusiasmamos y luego nos vemos que no podemos terminar con todo lo que nos hemos servido teniendo que tirar a la basura parte de los majares, o sales del comedor con una hartura bestial  ¿Te identificas?

saber-prioriza-350-x-234-jpg

   No resulta fácil, pero tenemos que ser honestos con nosotros mismos a la hora de tomar      acciones. Tener la disciplina de saber decir NO para luego más adelante ir a por el “siguiente bocado” es una de las tareas en la que debemos poner nuestro mayor empeño.

Una buena fórmula que te ayudará a la hora de practicar la Disciplina de saber decir NO es la siguiente:

                    RESUMIR + DELEGAR + ELIMINAR

RESUMIR: cuando suceden muchas cosas al mismo tiempo, abandona aquellas que puedes dejar. No pasa nada. Enfócate en una tarea en concreto y no cambies de asunto hasta haber conseguido terminarla

DELEGAR: lo que no quieres hacer o aquellas cosas para las que no eres bueno. No somos súper- hombres ni súper-mujeres ni tampoco tenemos súper poderes ;). Así es. Hay asuntos que por complejidad, por  lo que sea, dedicarnos a ellos implica una inversión de tiempo enorme que no va aparejada con un aumento de la productividad o de los ingresos.

ELIMINAR: las cosas para las que no tengas tiempo. El objetivo número uno debes ser siempre liberar el tiempo para poder operar de la forma más eficientemente posible.

Siembra Lirios pero deshazte de las sanguijuelas. Los lirios son la gente o proyectos positivos, por los que merece la pena el esfuerzo. Pueden ser difíciles, en ocasiones desgastantes, que llevan tiempo para sacarlos adelante pero que nos ayudan a crecer y sacar lo mejor de nosotros mismos. ¡Los lirios hay que cultivarlos!

Sin embargo, las sanguijuelas son gente o proyectos negativos, que no nos aportan nada, desmotivantes, simplemente hay que hacerlos. Son esas tareas que no se pueden evitar. Pero si se puede delegar. Hay que evitar la inercia y la culpa por las sanguijuelas.

¡Ojo! Tener excesivos lirios pueden convertirse en sanguijuelas ya que absorben energía y poder mental.

Amelia Sanz
 

Web Analytics