El mito de los 21 días para crear un hábito. - Afiliados al Éxito

El mito de los 21 días para crear un hábito.

crear hábitos

Crear un hábito. 

El falso mito de los 21 días

Me preguntaba de dónde salía el famoso mito de los 21 días para crear un hábito. Por qué todos se empeñan en que un hábito se consigue hacer tuyo en tan solo 21 días.

More...

Todo tiene su explicación. El Dr. Maltz, famoso cirujano plástico, se percató que cuando operaba a uno de sus pacientes, por ejemplo, una rinoplastia, tardaban aproximadamente 21 días en aceptar su nueva cara.

Lo mismo sucedía con los amputados, ya fuera de brazo o pierna. Alrededor de los 21 días desaparecía esa sensación de sentir como vivo el miembro amputado y adaptarse a su nueva situación.

Dr. Maltz al comprobar estas hechos, llego a la conclusión de que, en promedio, el crear un nuevo hábito en nuestra vida o desarrollar un nuevo comportamiento tomaba un mínimo de 21 días hasta afianzarlo.

Estos resultados los desarrollo en un libro, Psicocibernética (1960), del que llegó a vender más de 30 millones de ejemplares y tu gran influencia entre los grandes profesionales de la autoayuda como Tony Robbins o Brian Tracy.

Cuando escribió su libro dijo:

"Estos y muchos otros fenómenos comúnmente observados tienden a mostrar que se requiere un mínimo de aproximadamente 21 días para que una vieja imagen mental se disuelva y una nueva se forme".

¿Te das cuenta donde empieza el error? No dice que se necesitan 21 días para que una imagen o habito se consolide, sino ¡como mínimo 21 días!

El resultado de este error fue que la gran mayoría de los gurús de la autoayuda han popularizado el dato resumido:

Se necesitan 21 días para implementar un nuevo hábito o comportamiento.🤔

Es interesante, incluso podría dar lugar a un estudio sesudo, como un falso mito puede arraigar tanto. Incluso es citado como dato estadístico.

James Clear, experto en productividad y formación de nuevos hábitos, da una explicación interesante a esta implantación de los hábitos en tan solo 21 días:

"Tiene sentido por qué se difundiría el mito de los '21 días'. Es fácil de entender. El marco de tiempo es lo suficientemente corto para ser inspirador, pero lo suficientemente largo para ser creíble. ¿Y a quién no le gustaría la idea de cambiar su vida en solo tres semanas?"

Vayamos un paso más:

¿Cuánto tiempo te puede llevar realmente en desarrollar un nuevo hábito o crear un nuevo comportamiento?

Pues para resolver esta cuestión, la Dra. Phillippa Lally, investigadora de psicología de la salud en la University College de Londres, junto con su equipo, realizaron un estudio para averiguar cuánto tiempo lleva en convertir un nuevo comportamiento en un hábito.

Durante 12 semanas (3 meses) estuvieron examinando la incorporación de nuevos hábitos en decenas de personas. Desde el simple hábito de “beber una botella de agua durante la comida”, hasta tareas más complejas como las de “correo durante 15 minutos antes de la cena”. Aquí viene la sorpresa:

Descubrieron que el rango de tiempo que se precisa para que un hábito quede anclado en nuestra neurología y se vuelva automático es, en promedio, ¡de 66 días! Más de dos meses.

En el estudio de la Dra. Lally el intervalo entre los que les tomaba menos tiempo y los que les llevaba más tiempo era de 18 días a 254 días respectivamente. Esto dependía según el tipo de comportamiento, la persona, el contexto y las circunstancias particulares del individuo.

Si quieres ser realista y lanzarte a cambiar una rutina o comportamiento en tu vida, deberás tener en cuenta que te llevará construir este nuevo comportamiento dos meses y no los famosos 21 días.

Algo muy interesante que también se descubrió en este estudio fue que sí, ocasionalmente dejas de implementar el hábito, no afecta en el proceso de su formación. Vamos, que de vez en cuando podemos fallar y volver a la creación del hábito sin la sobrecarga de volver a empezar desde el principio como algunos gurús de autoayuda recomiendan.

James Clear nos da tres razones para considerar esta investigación como realmente inspiradora.

1. Enfócate en el medio y largo plazo. Concéntrate en realizar la práctica diaria. No hay ninguna razón para deprimirse si te lleva más tiempo construir un hábito. Ahora sabes que debe tomarte más tiempo que eso.

2. La perfección no existe. Cometer errores no tiene un impacto medible en la construcción de tus hábitos a largo plazo. Date el permiso de cometer errores, corrige si es necesario, y vuelve al camino rápidamente.

3. La perspectiva de plazos más largos nos ayuda nos hace ver que la creación de hábitos es un proceso completo y no un evento de una sola vez. Los hábitos no funcionan así. Tienes que abrazar el proceso. Tienes que comprometerte con el sistema.

Cambiar hábitos es posible, todo es posible si te das el tiempo suficiente.


Web Analytics